Por: Viana Rodríguez y Alfredo Lindley-Russo



¿Has escuchado que algunos celulares tienen canciones conocidas que no suenan igual como cuando las cantan en la radio? Pues, ¡bienvenido al mundo de los ringtones (o tonos de llamada)! Y seguro te estarás preguntando ¿qué tiene que ver el sonido que hace tu celular con la Propiedad Intelectual? Muchísimo, y te lo vamos a explicar por pasos.

En la “prehistoria”, antes inclusive del famoso Tango 300 (el ladrillo), los celulares (que ocupaban una maleta entera y tenían tan sólo minutos de batería, como el MOTOROLA que usa el personaje de Phoebe en Friends) sólo sonaban rinnnnngggggggggg!!!!!.

Luego, salieron a la venta celulares que reproducían cancioncitas que sonaban como un pianito de juguete que se tocaba con un único dedo, es decir, nota por nota; esos eran los ringtones monofónicos.

Como ese sonido era muy plano, se las ingeniaron para que el celular reprodujese varias notas musicales a la vez, tal como suenan las lucecitas de navidad. Estábamos frente a los ringtones polifónicos.

Y finalmente, ven la luz los ringtones reales, llamados también true tones, que son fragmentos de una canción en formato MP3 (también en formatos AAC y WMA). Y es justo aquí cuando arranca el problema.

Con los monofónicos y los polifónicos, las empresas que brindaban el servicio sólo debían pagarle a los titulares de derechos de autor (digamos a Gianmarco por su canción “Hoy”, en la que sale Gloria Estefan cantando con Machu Picchu de fondo), pero nunca a los productores (digamos: Emilio Estefan) y menos a los artistas (digamos: Gloria Estefan), porque estos no veían involucrados sus derechos en el ringtone. Es decir, no se estaba utilizando la grabación que había financiado el productor, ni se oía la voz de la cantante, por lo que no se les debía pagar a ellos.

Sin embargo con los true tones se reproduce efectivamente un fragmento de una obra que tiene vigentes sus derechos de (i) autor, de (ii) productor y de (iii) artistas intérpretes (que cantan) y (iv) artistas ejecutantes (que tocan instrumentos).

Entonces las empresas que brindan este servicio llegaron a una solución: o usaban los ringtones monofónicos y polifónicos, o contrataban a alguien con la voz muy parecida a la de Gloria Estefan y a unos músicos que tocaran bien la canción y sólo le pagaban a Gianmarco, y así se ahorraban el pago a Emilio y Gloria Estefan.

Pero si ustedes fueran Gianmarco ¿les gustaría que su obra suene como lucecitas de navidad o como pianito destartalado?. ¿Podrían considerar que la están transformando y tendrían derecho a reclamar?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante la explicación sobre los tonos y musiquitas en los celulares, pero, conmigo pierden el tiempo los ringtones monofónicos y polifónicos, los true tones y los Srs. Gianmarco, Emilio y Gloria Estefan. Sigo siendo prehistórico y me encanta que mi celular suene rinnnnngggggggggg!!!!!.

RRCC

Anónimo dijo...

Yo si creo que aunque la canciòn suene como campanitas navideñas, el simple hecho de usar la canciòn deberìa tener un costo. Claro està que esto lo tendrìa que pagar la compañìa de celular.

CrC

Anónimo dijo...

Lo increible de todo esto es que si queremos bajarnos tonos para el celular de internet, eso sí tiene un costo para el usuario, pero la empresa busca la forma de evadir su obligación de pagar derechos de autor.

José Antonio dijo...

¿Que pasa con los celulares que tienen la capacidad de reproducir canciones enteras y elijo justo una de ellas como mi ringtone? Dado, claro, que he comprado el disco pero me gusta escucharlo en mi teléfono celular.

Publicar un comentario